La importancia de traducir el título

Hay muchas cosas importantes a la hora de traducir y muchas cosas importantes en los libros, pero una de las que más llama la atención es el título de una obra. ¿Nunca has comprado un libro o te lo has leído porque el título te parecía interesante? A mí me ha pasado más de una vez y sé a ciencia cierta que lo que los lectores valoramos tanto puede llegar a ser una tarea horrible para la persona que los traduce.

Desde que estudio Traducción e Interpretación, confieso que una de las primeras cosas que hago al abrir un libro es buscar el título en versión original para ver cómo lo han traducido. Pero no solo lo hago con los libros, sino que también con películas. Y así es cómo he ido encontrando algunos ejemplos muy interesantes.

diosmio¿Conocéis la película Díos mío, ¿pero qué te hemos hecho?, la comedia francesa sobre una familia multicultural? La familia Vernueil es católica y conservadora, pero todo cambia cuando sus cuatro hijas deciden casarse. La hija mayor se casa con un musulmán, la segunda con un judío y la tercera con un chino. Aún queda por casarse la hija pequeña y sus padres esperan que se case por la Iglesia. La película critica el racismo de las familias de mente cerrada y muestra el panorama multicultural de Francia. (Si no la habéis visto, ya tenéis algo que hacer este fin de semana).

Seguir leyendo

¿Por qué son guays los pepinos? Frases hechas sobre comida

Además de leer, escribir, aprender, traducir, hacer deporte, viajar y todas esas cosas que hago más o menos a menudo, me encanta cocinar y probar nuevas recetas. Y el mundo de la comida y de los sabores es taaaan grande y curioso (¿sabíais que la gente hace bizcochos de chocolate con aguacate? Lo sé, ya está todo inventado) que es imposible no sorprenderse con la comida y todo el mundo que la rodea.

¿Y qué hay de las palabras? Por supuesto, nuestra forma de hablar está condicionada y se ve influida por lo que hacemos, lo que nos gusta y lo que nos rodea. Y la comida no iba a ser menos.

Estando de Erasmus, tenía un profesor de Speaking al que le encantaban las frases hechas y aprovechaba cualquier ocasión para regalarnos uno de sus dichos. Las mejores frases hechas (y las más curiosas) que aprendí con él fueron sobre comida y eso me hizo pensar en todo el vocabulario que habla de comida sin querer. Para mi sorpresa, era más del que me esperaba.

As cool as a cucumber

Después de hacer un simulacro de examen, el profesor se sorprendió de lo tranquila que estaba una chica mientras le hacía un millón de preguntas sobre política y educación y ahí es cuando dijo:

Look at her! She is as cool as a cucumber!

Yo era la primera vez que escuchaba aquella frase, pero por la sonrisa de mi compañera, supuse que era algo bueno. Pues bien, esta frase hecha no significa otra cosa que estar calmado durante una situación complicada. Justo como ella en el examen.

Seguir leyendo

Cómo sobrevivir un año con Google Translate

Hace nueve meses aterricé en Polonia con más miedo en el cuerpo que ganas. Llegué al aeropuerto de Wrocław sin saber si quiera cómo se pronunciaba y sin una palabra de polaco. Bueno, miento. Sabía decir karta kreditowa (tarjeta de crédito), pero poco sabía de la gran aventura que me esperaba con el idioma.

Como era de esperar, en el aeropuerto sí que hablaban inglés y nos explicaron cómo llegar a la estación de trenes, desde donde teníamos que coger un tren hasta Poznań, la ciudad en la que estudio.

Allí no hablaban nada de inglés y básicamente nos comunicamos con gestos. A mí, nueve meses después, me sigue surgiendo una duda: ¿por qué poner carteles de información en inglés si luego nadie va a saber responderme? Y esto no hacía nada más que empezar.

Al llegar a la residencia la sorpresa fue mayor. En un edificio en el que viven más de cincuenta personas extranjeras no hay nadie que sepa una palabra de inglés o de cualquier otro idioma que no sea polaco. Si tienes suerte lo mismo hablan ruso. Y, como mi instinto de supervivencia me dijo en aquel momento, situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas. Así es como, a pesar de haber renegado de él continuamente, Google Translate se convirtió en mi mejor amigo. O en mi peor pesadilla, según cómo se mire.

Una de las primeras veces que recurrí a él fue para pedir las llaves de la lavadora, hasta que aprendí a decirlo. Después de repetirlo mínimo dos veces al mes, creo que no se me va a olvidar. Y quien dice lavadora dice también la bandeja del horno.

Seguir leyendo

Lo que a ti te suena a chino, a ellos les suena a griego

—Eh, Pedro, ¿puedes ayudarme con ciencias?

—Claro. Te explico: El electrón es la partícula más ligera de las que compone el átomo, con una masa de 9,11 · 10−31 kg. Tiene una carga eléctrica negativa, cuya magnitud se define como la carga eléctrica elemental.

—A mí todo eso me suena a chino

Seguro que todos nos hemos visto en una situación en la que no entendíamos nada de nada y nos hemos sentido completamente perdidos En ocasiones como esa decimos que algo nos suena a chino. Pero ¿por qué chino? ¿Cuál es el origen de esta frase?

Pues bien, partamos de que, para los angloparlantes, algo que no entienden les suena a griego. Ante la situación hipotética de la explicación de los electrones, un británico o un estadounidense respondería «that’s Greek to me» o «it’s all Greek to me». Y, de nuevo, ¿por qué griego?

greek

Parece ser que se trata de una traducción literal del latín: «Graecum est; non legitur», es decir, es griego y, por lo tanto, no puede ser leído. En la época de los romanos, el conocimiento de griego era muy reducido, por lo que la metáfora se comenzó a utilizar para todos aquellos aspectos que les eran desconocidos, estuvieran escritos o no, en la lengua de los helenos. Además, los romanos no fueron los únicos que utilizaron esta frase.

Seguir leyendo

España y el doblaje

porcentaje

España, en penúltimo lugar en la estadística. Solo nos sigue Hungría, con un 2 % menos.

Hace una par de semanas, uno de mis profesores de inglés me contó que, de camino a casa, escuchó en la radio una estadística en la que explicaban el porcentaje de la población que hablaba fluidamente inglés en cada país de Europa. Según este estudio, un 34 % de los polacos puede mantener una conversación en inglés, mientras que en España, el porcentaje se reduce a un 22 %.

Estuvimos hablando también del doblaje y se sorprendió mucho al saber que nosotros doblamos todas las películas extranjeras, cuando ellos solo doblan las más conocidas. Y, además, están tan acostumbrados a escuchar las voces originales que, al preguntarles si no preferirían verlas en polaco, me contestaron que les resultaba muy extraño escuchar su propio idioma en la sala de cine.

Entonces el profesor me hizo una pregunta que lleva resonando en mi cabeza desde entonces: ¿está relacionado el hecho de que doblemos todas nuestras películas con el número tan bajo que obtuvimos en esa estadística? Mi primera respuesta fue un no rotundo.

Seguir leyendo

De un (futuro) traductor para una futura traductora

Cuando, en septiembre de 2013, empecé a cursar la carrera de Traducción e Interpretación en la Universidad de Málaga, he de reconocer que no imaginaba cómo sería realmente estudiarla. Entré, como muchos otros, movida por el amor que siempre le he tenido al inglés y huyendo del lado más teórico que pensé que tendría Estudios Ingleses, carrera que siempre había pensado que era la mía.

Después de casi tres años desde la primera vez que me senté en las aulas de la Facultad de Filosofía y Letras he de confesar que, aunque ahora sé cuál es el trabajo de un traductor o de un intérprete, aún ando algo perdida en algunos temas. Es ahí donde entra mi última lectura: Diario de un futuro traductor de Ismael Pardo.

Como yo, Ismael Pardo estudió Traducción e Interpretación en la Universidad de Málaga y ahora es traductor autónomo, redactor de contenido y asesor de comunicación. Al empezar la carrera decidió crear Diario de un futuro traductor, un blog en el que contaba sus experiencias y pretendía orientar a (futuros) estudiantes de esta carrera o a (futuros) traductores. El pasado mes de septiembre publicó un libro bajo el mismo nombre en el que recoge toda su aventura y lo que ha ido aprendiendo en los cuatro años de carrera, así como algunas entradas inéditas y entrevistas a profesionales o estudiantes.

Seguir leyendo

TED Talks: Ideas que merece la pena compartir

A la hora de aprender un idioma, uno de los factores que más influyen en nuestro aprendizaje es lo expuestos que estamos a dicho idioma; es decir, que cuanta más información obtengamos en el idioma que estamos aprendiendo, mejor.

Hay muchos medios por los que acceder a esa información: hablantes nativos, libros, series de televisión, películas, canciones… Cada una de estas fuentes de información nos ayudará en un aspecto concreto de lenguaje, como el vocabulario, la gramática, la comprensión lectora, etc.

Estoy segura de que todos hemos tenido un profesor de inglés que nos ha dicho aquello de «¿y no ves películas en versión original?» y nos recomendaba una y otra vez que leyéramos en inglés. En mi caso, tuve un profesor que nos hacía resumir alguna noticia del periódico en inglés, leíamos un libro por capítulos y veíamos sus películas favoritas en clase. ¿Aprendí? Bueno, de unas cosas más que otras.

Seguir leyendo

Nos volvemos bilingües sin saberlo

—Tía, ¡cuánto tiempo! ¿Qué tal va todo?

—Genial. El fin de semana pasado Mike y yo reservamos una suite en ese hotel de la playa, en el que se alojan tantas celebrities. Nunca he visto nada con tanto glamour. No sabes cuánto necesitaba ese spa. Además, empecé el libro que me recomendaste, ese thriller tan famoso. Sigo en shock después del segundo capítulo, pero no me hagas spoilers que aún no lo he acabado. Tienes que ir, de verdad. Mira, mejor te envío un mail con el link del hotel y te informas, que seguro que hay fotos online maravillosas. Eso sí, menudo jet lag tengo desde entonces. Casi se me olvida, te he traído un souvenir de México.

—Muchas gracias. Suena de lo más hipster. ¿Sigues yendo al gym? Yo me he apuntado a spinning, porque necesitaba un poco de detox después de tanta comilona de Navidad. Es una clase un poco dura, pero las playlists hacen que te esfuerces mucho. Ojalá me pasara lo mismo con el running. Oye, tengo un poco de prisa, ¿qué tal si nos vemos otro día?

—Perfecto. Espera, vamos a hacernos una selfie primero. Seguro que tendrá muchos likes. ¿Qué te parece si nos vamos de shopping y así elijo un outfit para salir a correr contigo? Al final nos volveremos runners y todo.

Seguir leyendo