La importancia de traducir el título

Hay muchas cosas importantes a la hora de traducir y muchas cosas importantes en los libros, pero una de las que más llama la atención es el título de una obra. ¿Nunca has comprado un libro o te lo has leído porque el título te parecía interesante? A mí me ha pasado más de una vez y sé a ciencia cierta que lo que los lectores valoramos tanto puede llegar a ser una tarea horrible para la persona que los traduce.

Desde que estudio Traducción e Interpretación, confieso que una de las primeras cosas que hago al abrir un libro es buscar el título en versión original para ver cómo lo han traducido. Pero no solo lo hago con los libros, sino que también con películas. Y así es cómo he ido encontrando algunos ejemplos muy interesantes.

diosmio¿Conocéis la película Díos mío, ¿pero qué te hemos hecho?, la comedia francesa sobre una familia multicultural? La familia Vernueil es católica y conservadora, pero todo cambia cuando sus cuatro hijas deciden casarse. La hija mayor se casa con un musulmán, la segunda con un judío y la tercera con un chino. Aún queda por casarse la hija pequeña y sus padres esperan que se case por la Iglesia. La película critica el racismo de las familias de mente cerrada y muestra el panorama multicultural de Francia. (Si no la habéis visto, ya tenéis algo que hacer este fin de semana).

serial_bad_weddingsEste verano, un amigo francés y su novia coreana vinieron a visitarnos y, cuando quise preguntarle si había visto la película y le traduje el título literal, no me entendía. Resulta que en Corea la película se llamó Colourful Weddings y el título internacional es Serial (Bad) Weddings. Al principio me chocó y luego me hizo hasta gracia, pero sin duda me hizo pensar. ¿Sabría de qué va la película si ese fuese su título? Probablemente pensaría que es una comedia romántica en la que va a haber más de una boda. ¿Dónde está implícito que es una comedia? ¿Por qué no se ha traducido?

A veces no tiene otra explicación que por la adaptación cultural. ¿Creen en Dios en Corea? En 2005 más de la mitad de la población dijo no tener preferencia religiosa. ¿Tiene sentido, entonces, proyectar una película con la palabra «dios» en el título? Seguro que el número de espectadores no hubiera sido tan alto de haberse hecho una traducción literal.

Por el contrario, los coreanos están acostumbrados a emigrar y a estar en contacto con otras culturas diferentes y quizás puedan comprender mejor el título que opta por las «bodas coloridas». Si a ellos les llama la atención, ya ha sido un acierto.

Pero otras veces los títulos no se cambian por adaptarnos a la cultura, sino porque el original evoca algo que la traducción no podría conseguir. Veamos dos ejemplos:

The Importance of Being Earnest, la famosa comedia de Oscar Wilde, tuvo que traducirse al español como La importancia de llamarse Ernesto. La traducción no consigue adaptar el juego de palabras que ocurre en inglés.

«Ernest» es un nombre propio, homófono de «Earnest», que podría traducirse como «sincero» o «honesto». En la versión original se juega con estas palabras, que suenan igual en inglés y así el título sería ambiguo al decirlo en voz alta. Esto no ocurre en español, porque no existe el nombre «Honesto» o «Sincero». Es por eso que alguna vez se ha querido traducir como La importancia de ser Severo. No es lo mismo, claro, pero el efecto ambiguo se consigue.

Otro de los ejemplos más famosos de títulos que cambian drásticamente al traducirlos es el de la película española Los amantes pasajeros. Esta película transcurre en un avión que tiene problemas técnicos y los pasajeros, al ver que aquello puede acabar en tragedia, se confiesan los unos a los otros todos sus secretos.

pasajeroEl título es un evidente juego de palabras, debido a las dos acepciones que tiene la palabra «pasajero».

En inglés, por desgracia, surge un título que poco dejar intuir de lo que va la película: I’m so excited. ¿Por qué? En la película aparece una canción con el mismo nombre y de ahí se tradujo el título. El sentido no es el mismo, pero, ¿era posible adaptar la sinonimia?

Por último, hay veces que los títulos tienen tan poco que ver con el original y tan poca justificación que ambas versiones parecen ser originales por sí mismas. Eso es lo que me ocurrió con uno de los últimos libros que leí.

Cogí La canción de Jan de la biblioteca y, por una vez, no miré el título original, sino que lo leí entero y después me entró la curiosidad. El libro trata sobre un niño checo al que llevan a Alemania y le separan de su familia y él decide ir en búsqueda de su hermana. Lo gracioso es que en toda la novela no había ninguna canción ni cantaban nada, mientras que en inglés se llamaba The Search, que tiene mucho más sentido. ¿Por qué no La búsqueda de Jan o algo parecido? Nunca entenderé la decisión de la traductora.

Y esto es solo una pequeña recopilación de curiosidades, porque hay tantas obras que traducir y tantas por escribir, que llegarán muchas joyas que comentar. Al fin y al cabo, todos sabemos que la traducción nunca es perfecta.


¿Te interesa este tema? Quizás también te gustaría leer:

 

Anuncios

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s