La guerra no es solo luchar: El ruiseñor

«En el amor descubrimos quiénes queremos ser; en la guerra descubrimos quiénes somos».

portada ruiseñorHe leído todos y cada uno de los libros ambientados en la Segunda Guerra Mundial que llegan a mis manos y he vivido todas las perspectivas imaginables de ese fatídico momento. O eso pensaba yo, hasta que llegó El ruiseñor y me demostró que aún hay mucho más por contar y muchas historias escondidas que son más o igual de fascinantes.

La guerra comienza para Vianne e Isabelle, dos hermanas que han tenido una infancia difícil y una relación un poco distante. La mayor de las dos, Vianne, vive en el pequeño pueblo francés de Carriveau junto a su marido y su hija cuando él es enviado al frente para luchar contra el ejército alemán.

Isabelle, que acaba de ser expulsada de otro internado, acaba volviendo a casa de Vianne para pasar una temporada con ella y mantenerse lejos de los problemas. Pero cuando un soldado alemán se instala en la casa con ellas, Isabelle comienza a tener las cosas claras: no puede quedarse con los brazos cruzados. Tiene que hacer algo para salvar a Francia y a la gente de la guerra que las rodea.

Al comenzar a leer el libro pensé que sería uno más sobre guerra: hombre se va a la guerra, mujer que le espera en casa y sobrevive al duro invierno. Cuánto me equivocaba. La historia no se centra en los hombres y su lucha en el frente, sino en la importancia que tuvieron las mujeres, más allá de quedarse en casa con los hijos.

Isabelle es una protagonista fuerte, independiente, fiel a sus convicciones y que no le hace caso a nadie, lo que la mete en más de un problema. Comienza siendo una adolescente rebelde que no entiende por qué tiene que quedarse callada ante lo que no entiende o lo que no le parece bien, y va creciendo hasta convertirse en una mujer que se rebela por una causa en la que cree profundamente. Conforme la novela se va desarrollando, Isabelle pierde la inocencia que la caracterizaba al principio para convertirse en una mujer fuerte e imprescindible para la resistencia francesa.

Por su parte, Vianne vive la guerra de una forma muy diferente. Se la presenta como una mujer más en una época tan dura. Solo se preocupa por alimentar a su hija, por no llamar la atención y por sobrevivir al invierno. Quizás por la actitud de su hermana, su influencia, el duro invierno que pasa sin noticias de su marido y viviendo con el enemigo dentro de su propia casa hacen que Vianne comprenda la importancia de luchar contra los nazis y el régimen que habían implantado en Francia. Para mí, este personaje fue el descubrimiento de la novela y la verdadera cara de la guerra, que la obligó a crecer y a replantearse todo lo que hasta entonces había creído.

nightingale

Kristin Hannah ha escrito El ruiseñor con cariño y con cuidado, y eso se nota. Todos los detalles están milimétricamente pensados y todo te hace pensar que la autora de verdad vivió todo lo que cuenta. Tiene una prosa sencilla pero elegante y eso hace que quieras seguir leyendo mucho tiempo sin cansarte. El uso de los flashbacks ha hecho que quisiera seguir avanzando hasta descubrir quién era el narrador y todas las piezas encajasen para que el futuro y el pasado de la historia dejasen de mezclarse en mi cabeza. Aunque a veces me he declarado en contra de este tipo de recursos, en esta novela se me han hecho imprescindibles y el mayor acierto para llegar a ese final tan emotivo.

A pesar de lo intimidada que estaba por la longitud del libro, ha merecido la pena las horas leyendo esta maravillosa aventura. Isabelle y Vianne se convierten en mujeres ejemplares que, cada una a su manera, enseñan al lector una nueva actitud ante la guerra, lejos de darse por vencido y esperar que 1945 llegase, con el final que marcaría el comienzo de una nueva vida para todos. Sin duda una de las mejores lecturas que he tenido este año y que se quedará conmigo mucho tiempo.

«Las heridas se cierran. El amor perdura. Permanecemos.»

Anuncios

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s