Cómo sobrevivir un año con Google Translate

Hace nueve meses aterricé en Polonia con más miedo en el cuerpo que ganas. Llegué al aeropuerto de Wrocław sin saber si quiera cómo se pronunciaba y sin una palabra de polaco. Bueno, miento. Sabía decir karta kreditowa (tarjeta de crédito), pero poco sabía de la gran aventura que me esperaba con el idioma.

Como era de esperar, en el aeropuerto sí que hablaban inglés y nos explicaron cómo llegar a la estación de trenes, desde donde teníamos que coger un tren hasta Poznań, la ciudad en la que estudio.

Allí no hablaban nada de inglés y básicamente nos comunicamos con gestos. A mí, nueve meses después, me sigue surgiendo una duda: ¿por qué poner carteles de información en inglés si luego nadie va a saber responderme? Y esto no hacía nada más que empezar.

Al llegar a la residencia la sorpresa fue mayor. En un edificio en el que viven más de cincuenta personas extranjeras no hay nadie que sepa una palabra de inglés o de cualquier otro idioma que no sea polaco. Si tienes suerte lo mismo hablan ruso. Y, como mi instinto de supervivencia me dijo en aquel momento, situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas. Así es como, a pesar de haber renegado de él continuamente, Google Translate se convirtió en mi mejor amigo. O en mi peor pesadilla, según cómo se mire.

Una de las primeras veces que recurrí a él fue para pedir las llaves de la lavadora, hasta que aprendí a decirlo. Después de repetirlo mínimo dos veces al mes, creo que no se me va a olvidar. Y quien dice lavadora dice también la bandeja del horno.

Pero hizo falta algo más elaborado para darme cuenta de los quebraderos de cabeza (aquellos que ya intuía que aparecerían) que mi iba a dar mi querido traductor de Google. Cada vez que cogía el tranvía o el autobús y no aparecía a la hora que ponía en el horario me preguntaba por qué. Me di cuenta de que algunas horas estaban subrayadas y en la leyenda del cartel explicaba la ausencia del único medio que me permitía no llegar tarde. Así que decidí traducirlo con Google y esto fue lo que pasó.

horario tranvia

traductor tranvia

Nunca entenderé qué es eso de flota de piso bajo ni por qué los tranvías se empeñan en no llegar.

A pesar de las dificultades con el idioma, seguí haciendo mi vida normal: yendo a clase, comprando en el supermercado, viajando en el tranvía evitando las horas subrayadas…

En noviembre, mi hermana vino a visitarme y como su vuelo llegaba a Varsovia, decidí comprar un billete de tren en la estación en lugar de hacerlo por Internet, suponiendo que sería más fácil. Qué ingenua. Esperé la cola, pacientemente, esperando que alguien hablara inglés y, aunque no lo hicieran, ¿tan difícil es entender «un billete para Varsovia, por favor»? Llegó mi turno y empecé saludando en polaco y preguntando si hablaban inglés. ¿La respuesta? Solo hablaban inglés de 8 a 10. Vuelva mañana, por favor. No tocaba atender a los turistas por la tarde.

Estuve un cuatrimestre entero yendo a clases de polaco y, aunque tengo un diploma que certifica mi nivel A1, sigo sin poder decir más que cosas muy básicas. De ahí que siguiese utilizando al inútil de Google Translate. Al menos te echas unas risas.

Hace dos meses fui con mi compañera de cuarto a pagar la cuota de la residencia al banco al que normalmente voy. Allí no hablan inglés pero nos solemos entender. Normalmente, por no tener una cuenta en el banco, me cobraban un zloty de más. Aquella vez nos dijeron que iban a cobrarnos 10. Nie rozumiem, dije. Porque es verdad, no entendía el cambio de un mes a otro. Una mujer me preguntó si hablaba alemán y mantuvimos una conversación muy enriquecedora:

—¿Habla usted alemán?

—Sí, un poco.

—Tiene que pagar 10 zlotys por no tener una cuenta. ¿Me entiende?

—Sí, la entiendo, pero no entiendo porqué.

Después de esta conversación de besugos, la mujer decidió llamar por teléfono a alguien que pudiera explicarnos qué estaba pasando. Yo que pensaba que llamaría a otro trabajador del banco cuando, al colocarme al otro lado del auricular, escucho: «My wife wanted to tell you…». A falta de intérpretes buenos sean maridos.

Tuve que dejar de usar mi número de móvil español y comprar una tarjeta polaca cuyas condiciones no entendía. De vez en cuando me mandaban mensajes como este. La carita sonriente hace que la traducción no te duela tanto.

play

 traductor play

Además de Google Translate, me instalé un diccionario polaco-español en el móvil que, además de señalar las equivalencias, mostraba el contexto. No me parecía tan malo (al fin y al cabo me había ayudado en más de una ocasión) hasta que fui a comprar colonia y, al enseñarle el móvil a la dependienta, pensó que quería establecerme en su territorio. Tampoco me hubiera entiendo con un buen diccionario. Al parecer, los bebés polacos no usan colonia tipo Nenuco.

Y claro, si usas una tarjeta polaca, toda la publicidad comienza a salirte en ese idioma. Utilizando Instagram una noche apareció esta fotografía y, aunque podía deducir lo que quería decir, quise poner a prueba al traductor de Google. Todavía no sé si Marian tenía un parque o si estaba aparcando. Google, hasta yo sé que «parkuje» es aparcar.

marian

traductor marian

Por mucho Erasmus que sea, aún tenía que ir a clase, estudiar y hacer exámenes. Y así fue como mi biblioteca me envió un correo muy simpático recordándome que abrían hasta medianoche. O eso creo. Según la traducción daban café gratis. ¿Dónde está mi café? ¿Dónde?

biblioteca

traductor biblioteca

Nueve meses después, puedo decir que Google sigue siendo tan inútil como ya sabía al principio pero que, en casos de extrema necesidad, te consiguen las llaves de la lavadora o te arreglan una bombilla. No es que sea santo de mi devoción, pero siempre es útil tener algo a lo que recurrir cuando no sabes nada del idioma. Hazme caso. No vayas a acabar comprando jamón en lata pensando que es atún.


Quizás también te interese:

Anuncios

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s