España y el doblaje

porcentaje

España, en penúltimo lugar en la estadística. Solo nos sigue Hungría, con un 2 % menos.

Hace una par de semanas, uno de mis profesores de inglés me contó que, de camino a casa, escuchó en la radio una estadística en la que explicaban el porcentaje de la población que hablaba fluidamente inglés en cada país de Europa. Según este estudio, un 34 % de los polacos puede mantener una conversación en inglés, mientras que en España, el porcentaje se reduce a un 22 %.

Estuvimos hablando también del doblaje y se sorprendió mucho al saber que nosotros doblamos todas las películas extranjeras, cuando ellos solo doblan las más conocidas. Y, además, están tan acostumbrados a escuchar las voces originales que, al preguntarles si no preferirían verlas en polaco, me contestaron que les resultaba muy extraño escuchar su propio idioma en la sala de cine.

Entonces el profesor me hizo una pregunta que lleva resonando en mi cabeza desde entonces: ¿está relacionado el hecho de que doblemos todas nuestras películas con el número tan bajo que obtuvimos en esa estadística? Mi primera respuesta fue un no rotundo.

Hay muchos motivos por los que una persona va al cine, pero uno de los más comunes es para pasar un buen rato, despejarse de la rutina diaria y olvidarse de los problemas que te traen de cabeza. Compramos una entrada para ver una comedia y salimos, unas horas más tarde, con una sonrisa en el rostro. Lo último que muchos espectadores quieren hacer en la sala de cine es tener que prestarle esa atención extra que supondría ver una película en versión original, ya sea con subtítulos o no.

Lo de doblar las películas viene ya de largo. En 1941 se aprueba en España la Ley de Defensa del Idioma, por la cual todas las películas extranjeras debían ser dobladas al español. Se utilizó este medio durante la dictadura como propaganda. Para cuando volvió la democracia, los estudios de doblaje en España ya eran expertos en su labor y estaban más que preparados para doblar cualquier película que llegara a sus manos, por lo que, por tradición, seguimos haciéndolo desde entonces.

doblaje

Países que optan por doblar sus películas. Polonia, a pesar de aparecer en color amarillo, también dobla grandes producciones (la última película de Star Wars fue doblada al polaco) o películas para niños.

Pero no somos el único país que apuesta por el doblaje, no. Francia, Alemania y Reino Unido también optan por doblar las películas extranjeras. Sin embargo, el porcentaje que obtuvieron en la estadística es muy superior al nuestro: un 39 % en el caso de Francia y un 56 % en el de Alemania. Por lo tanto, si ellos también proyectan películas en su propio idioma, ¿está directamente relacionado el hecho de que doblemos las películas y que solo una pequeña parte de la población hable inglés? No tiene por qué.

La diferencia, estoy segura, radica en la importancia que le damos a la enseñanza de un idioma extranjero y el cómo lo enseñamos en el colegio. Ahora que estoy expuesta al inglés las veinticuatro horas del día, me doy cuenta cómo, en su mayoría, los españoles le tenemos miedo a hablar en otro idioma, mientras que el resto puede hablar sin pararse a pensar si está cometiendo errores o no. Y ese es precisamente el problema: nos han enseñado cuáles son nuestros errores y no cuáles nuestros puntos fuertes. Por desgracia, la forma de enseñar actual idiomas extranjeros se basa en señalar los errores que cometemos. Le tenemos miedo a equivocarnos y por eso no nos arriesgamos. Eso, sumado a que la enseñanza de un segundo idioma es mucho más teórica que práctica, puede favorecer al hecho de que, si alguien nos pregunte si somos capaces de mantener una conversación en inglés, respondamos prácticamente al instante que no.

Volviendo al tema del doblaje, creo que ver películas en inglés o en cualquier otro idioma puede ser de gran ayuda a la hora de aprender y acostumbrar nuestro oído, pero no tiene porqué ser la única manera de aprender, por lo que, que seamos uno de los países de Europa que menos habla inglés (solo va detrás de nosotros Hungría, con un 20%), no tiene porqué ser únicamente causado por el doblaje.

¿Creo que España debería seguir doblando películas? Sí. Cualquier persona que quiera ir al cine y ver una película en su idioma debería ser capaz de hacerlo. ¿Y creo que se debería poder ver una película en versión en original en el cine? También. Ya sea porque pienses que vas a mejorar tú nivel de inglés o porque te gusta escuchar la voz original de los actores, sería genial que pudieras disfrutar de una película en cualquier cine. Eso es lo que nos diferencia de Reino Unido, Alemania o Francia, donde es mucho más fácil encontrar la versión original en el cine.

Después de tanta información, me gustaría dejaros con estos dos vídeos que hablan sobre nuestro nivel de inglés en clave de humor. Al fin y al cabo, no hay nada mejor que reírnos de nosotros mismos.

Anuncios

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s