El rosa no es solo para niñas

Si el rosa no se considera un color «de niñas» ni el fútbol un deporte «de niños», ¿por qué seguimos encasillando la literatura infantil como algo «de niños»?

Leemos, o al menos yo lo hago, para evadirnos y acercarnos a mundos que nos son desconocidos o lejanos; para conocer nuevos lugares y viajar a miles de años luz de nuestra casa.

Igual que todos preferimos visitar un lugar a otro (¿a qué nadie te ha mirado mal por decir que prefieres Madrid a Barcelona?), todos tenemos un género favorito o algún tema que nos interesa más.

Por eso, si el objetivo de leer no es otro que ir aprender algo nuevo o transportarnos a cualquier otra parte del mundo, ¿por qué está mal visto que una persona de 30 años, por ejemplo, lea un libro que una editorial ha decidido etiquetar como «literatura infantil»?

No hay nada malo en leer algo que está visto como «de niños», «de adolescentes» o cualquier otra etiqueta que se os ocurra. Nuestra sociedad ya está lo suficientemente etiquetada y dividida como para dejar que también nos digan lo que tenemos que leer y lo que no, porque «eso es para niños» o porque «deberías estar leyendo otra cosa».

Si te gusta la literatura infantil, o la juvenil, la novela erótica o la romántica, la poesía o las obras de teatro, ¿por qué basarse en la estantería en la que han colocado los libros? Al fin y al cabo, cada libro tiene algo único y maravilloso que enseñarnos y no merece la pena dejar escapar una gran historia solo por seguir al rebaño.

Anuncios

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s